Aumenta la productividad de tus empleados con una buena calidad de aire interior

11 noviembre 2019
11 noviembre 2019 RespiraSalud

No tiene nada que ver con el hecho psicológico de pensar que estás en un ambiente poco sano, es más, la mayoría de personas que trabajan en edificios con poca ventilación, no saben ni que el aire puede estar contaminado. Tiene que ver con el efecto directo que la contaminación del ambiente provoca en la salud de las personas que lo habitan.

Recientemente un estudio realizado por la Harvard T.H. Chan School of Public Health, la State University of New York Upstate Medical University y el Centro de Excelencia de la Universidad de Siracusa en Nueva York, llegó a la conclusión que el aire acondicionado, especialmente la contaminación provocada por su no mantenimiento correcto, disminuye hasta un 50% el rendimiento cerebral de una persona.

Relación entre calidad de aire y productividad

La existencia de contaminantes en el ambiente, significa un desplazamiento de oxígeno, factor determinante en el proceso cognitivo de las personas.

En este estudio conjunto, demostraron como cuando los niveles de Oxígeno eran adecuados y se trabajaba en un ambiente saludable libre de contaminación y patógenos, las personas eran capaces de rendir hasta un 101% más que en situaciones cargadas de CO2 y con sistemas de ventilación poco adecuados para la salud.

La contaminación y el rendimiento de tus trabajadores

Según economistas de la Universidad Nacional de Singapur, estar expuesto a un aire interior insano, no sólo afecta a la salud, también a la productividad.

Esta publicación de la revista ‘American Economic Journal: Applied Economics’, ha ahondado en campos sobre contaminación del aire interesantes. “Por lo general, pensamos que las empresas se benefician de regulaciones de contaminación poco estrictas, ahorrando en equipos de control de emisiones y similares. Sin embargo, hemos documentado un efecto adverso en la productividad de su fuerza de trabajo”, explican los científicos.

Tras un año recopilando datos, pudieron ver como las concentraciones de partículas PM2.5, son muy superiores a las consideradas aceptables.

Aunque es difícil explicar el razonamiento sobre cómo afecta a nivel productivo, hay que entender que estas partículas ingresan a través de os pulmones a nuestro torrente sanguíneo. Nada descabellado que suponga una alteración de nuestros niveles corporales y afecte a nuestro estado de ánimo.

¿Cómo mejorar la calidad del aire?

La primera medida a determinar es el control, necesario si queremos tener conciencia del ambiente en el cual nos encontramos. En estos casos el muestreo de partículas y microbiológico es esencial, así como la medición mediante sensores de la calidad del aire de forma continua.

Cada vez los edificios, en búsqueda de la eficiencia extrema, son más estancos. La recirculación de aire es menor, por lo que los contaminantes quedan estancados en el interior. Los sistemas de climatización, ayudan a esa regeneración, en la misma medida que pueden suponer un problema al convertirse en fuentes de contaminación por su no mantenimiento y proliferación de fauna microbiana y particular inorgánica.

,

TRABAJEMOS JUNTOS

Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para concretar la línea de trabajo adecuada en tu calidad de aire.