La contaminación nos está matando de forma silenciosa

26 diciembre 2019
26 diciembre 2019 RespiraSalud

Según la OMS, cuatro millones de personas mueren al año debido a la contaminación de nuestras ciudades

Invisible, pequeño, minúsculo más bien, y precisamente por eso peligroso. Más pequeño que un grano de polen, penetra dentro de nuestras vías respiratorias hasta llegar a la sangre. Son las partículas provenientes de combustión de coches, contaminantes industriales…partículas conocidas como PM2.5.

Tal y como María Neira, actual Directora del Departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, relata para el artículo de El Mundo, este tipo de partículas son invisibles, inapreciables. Un asesino invisible invitado a agravar patologías respiratorias como el asma, pero sobre todo a crear deficiencias de por vida.

Y es que el sistema respiratorio y circulatorio se ve gravemente afectado por ellas, la mitad de las muertes por Enfermedad Obstructiva Pulmonar Crónica (EPOC), un tercio de los cánceres de pulmón y la cuarta parte de los ictus, vienen provocados por la exposición a una atmósfera contaminada.

Vivo en un ambiente contaminado?

Por estadística sí. el 50% de la población vive en ambientes que sobrepasan los umbrales remendados por la OMS. Los niveles de contaminación existentes en nuestras ciudades son muy superiores a lo establecido como valor límite.

Esto es debido a la combustión de hidrocarburos, provocado por la circulación de vehículos, quema de leña en chimeneas, polución química debido a aerosoles, etc

Basta con no salir a la calle?

En muchas ocasiones, estas afirmaciones son totalmente equivocadas. La mayor parte de contaminación y que precisamente menor atención se está prestando, es la contaminación en ambientes interiores. La concentración en estos, así como la tendencia a crear edificios sostenibles y estancos, a favor de su eficiencia energética, provoca que los niveles de partículas PM2.5 sean desorbitados en algunos casos.

El ejemplo de los restaurantes es uno de los más significativos, la usual mala extracción de humos, el uso de brasas para el cocinado o incluso la falta de limpieza de los conductos de ventilación, hacen que sea muy sencillo que los niveles de PM2.5 se disparen de una forma peligrosa.

Y ahora qué?

Dependiendo del nivel de contaminación del ambiente interior, es necesario en ocasiones llegar a instalar purificadores de aire que regulen la calidad del mismo en el interior del edificio, oficina o local. Por descontado, la legislación vigente del RITE 2013 obliga a la limpieza de mantenimiento de los conductos de ventilación, ya que son un factor determinante amplificador de contaminación.

,

TRABAJEMOS JUNTOS

Te invitamos a ponerte en contacto con nosotros para concretar la línea de trabajo adecuada en tu calidad de aire.